El Cedro y la efimera el próximo 30 de Octube en La Cabrera (Arlequín y los Juglares)

CARTEL-ARLEQUIN_peq

ARTE Y DERECHOS HUMANOS

Organizado por Defenred El grupo ARLEQUÍN Y LOS JUGLARES representará la obra “El Cedro y la Efímera”.

DOMINGO 30 de Octubre. 12:00
Centro Comarcal de Humanidades Cardenal Gonzaga
Avenida de la Cabrera, 96. La CABRERA
Todos los públicos

Reseña de la Obra:

Nombre: El Cedro y la Efímera

Autor y director: Oscar Manuel Zuluaga Uribe

Elenco: Adriana María Diosa Colorado, Oscar Manuel Zuluaga Uribe, Juan Esteban Diosa, Yorleny Mosquera

Equipo Técnico: Víctor Manuel Zuluaga Uribe y Jeimy Catalina Guerra Correa

Público: Familiar, preferiblemente mayores de 6 años.

La puesta en escena combina varias técnicas: Actores, muñecos de varilla, guiñol, marote, y una de sus escenas está construida en luces negras.

La obra “El cedro y la efímera” es un montaje de actores y muñecos. Fue escrita por el dramaturgo Antiqueño Oscar Manuel Zuluaga Uribe, a partir de su asistencia al “Taller Nacional de Dramaturgia Para Títeres” organizado por El Ministerio de Cultura y la Asociación de Titiriteros de Colombia ATICO en la ciudad de Bogotá durante el año 2000; dictado por los maestros: Mauricio Kartún (Argentina), Fredy Artiles (Cuba) y Sonia González (Venezuela).

Su estreno se produjo el 15 de diciembre del 2008.

Sinopsis: 

Un cedro milenario, testigo de infinidad de acontecimientos, es la casa madre de miríadas de habitantes (Gusanín, la hormiga Culilla, Peluchín, el Guacamayo, la cochinilla, familias de hormigas, familias de arañas, culebrillas, melenas, pájaros, nidos, plantas parasitas, cangrejos, entre otros).

Cierto día, el cedro asiste al “molesto” nacimiento de una efímera en sus ramas. La efímera, como muchas de sus congéneres, solo tiene 24 horas “Para reír o llorar”.

La obra nos muestra la serie de relaciones juguetonas, alegres, nostálgicas, divertidas, asombrosas… que se establecen entre la vida efímera del insecto y la vida milenaria del cedro; entre el cedro y los demás habitantes de su tronco; entre la efímera y los otros habitantes de la flora y la fauna del cedro; entre los seres humanos y la mariposilla.

El cedro tiene esa noche uno de sus más maravillosos sueños, en el cual producto de las discusiones que tuvo con la efímera, cumple un viejo anhelo: arrancar sus raíces de la tierra y volar libre por el espacio. En su vuelo es acompañado por la multitud de habitantes de su viejo tronco y entonces…

Es una obra rica en imágenes asociadas a la naturaleza y acude al lenguaje del verso o la rima, lo que la hace atractiva para los niños y las niñas en general. A los jóvenes impacta por su combinación de técnicas y algunos elementos sorpresa como la utilización de marotes y la escena de luces negras. Las personas adultas disfrutan su mensaje filosófico y poco usual en este tipo de obras, ya que no es fácil abordar los temas de la vida y de la muerte desde la lúdica y menos en una sociedad occidental como la nuestra que asocia este suceso humano y común como algo muy triste y temeroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>